DECLARACIÓN POLÍTICA

LA CNTE NUEVAMENTE AVANZA SOBRE DEFINICIONES POLITICAS CONCRETAS.

A LOS MILITANTES DE LOS CONTINGENTES DE LA CNTE
A LAS ORGANIZACIONES FRATERNAS EN LUCHA
A LOS TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN CONSCIENTES
A LA PRENSA NACIONAL
A LA OPINIÓN PÚBLICA

El día sábado 26 de Marzo de 2011, en la ciudad de San Luis Potosí, se realizó como estaba acordada con anterioridad, la Asamblea Nacional Representativa (ANR) de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE). Sin embargo, una fracción de activistas y militantes del Magisterio Michoacano que impulsan al denominado Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND), hizo acto de presencia con el propósito de entorpecer y frustrar la realización de la ANR, máximo órganos de dirección y de toma de decisiones de la CNTE, entre Congreso y Congreso, la que ha sido tantas veces denostada, desvirtuada y vilipendiada por los integrantes y militantes del CEND; situación que no fue posible gracias a la inteligencia paciencia y tolerancia política asumida por los delegados asistentes que no permitieron ni cayeron en la provocación; y así, lograr la instalación y pleno desarrollo de los trabajos de la ANR, en lugar alterno al originalmente convocado , con el objetivo de evitar más agresiones y provocaciones.

Las agresiones que se dirigen en contra de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación no son nada casuales; de todos es conocido que desde hace muchos años el Charrismo sindical incrustado en el SNTE y representado por Elba Esther Gordillo Morales como la figura principal, aliada incondicional de la clase política en el poder, indistintamente del partido político electoral que lo represente, ha intentado por diversos métodos aniquilar a la CNTE, por ser ésta, la única fuerza política organizada y viva de los Trabajadores de la Educación a nivel nacional que ha sostenido, a lo largo de sus 31 años de existencia, una lucha denodada y férrea contra las prácticas antidemocráticas, corporativas, clientelares, y contra el uso indebido de los recursos (cuotas) y patrimonio sindical de los trabajadores de la educación. Además, de luchar a favor de la educación y de la escuela pública, de los derechos y conquistas de la clase trabajadora y de la sociedad que el estado mexicano ha venido arrebatando y, cuya pretensión es despojar y quedarse con todo.

Para tener una mejor apreciación de los acontecimientos es necesario contextualizar, recordando que en el X Congreso Nacional Ordinario de la CNTE celebrado en diciembre de 2009, en la ciudad de México, la Mesa No. 3 resuelve que:

• Todos los contingentes participantes en este X Congreso ratifican la vigencia de la CNTE como única alternativa de unidad, organización y lucha de los trabajadores de la educación democráticos del país; asimismo, se ratifica la vigencia y respeto irrestricto de sus 3 objetivos estratégicos (la democratización del SNTE, de la educación y del país), sus principios, programa, táctica y estrategia de lucha, combinando la vía estatutaria y no estatutaria.
• Los contingentes que integramos la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ratificamos nuestra permanencia y militancia, reconociendo que para nosotros no existe otra figura que represente su dirección política, más que las estructuras que durante 3 décadas hemos construido a través de nuestros órganos de toma de decisión.
• En el entendido que la CNTE no es otro sindicato, ni otro Comité Ejecutivo Nacional, sino una organización de masas que lucha al interior del SNTE por su democratización. Reafirma su compromiso de la unidad inmediata de todas sus fuerzas a nivel regional, estatal y nacional.
• Fortalecer su Dirección Política Nacional de tal manera que la CNTE esté en condiciones de participar de manera eficaz en la construcción de esa fuerza nacional que el pueblo de México requiere para derrotar las políticas reaccionaras que destruyen a nuestra nación.

Es así como los militantes, activistas y simpatizantes del CEND, cumpliendo con proyecto de grupo que fundo el conocido “movimiento de bases”, por casi una década han intentado desde el interior y exterior fracturar a la CNTE para socavar su fuerza, unidad y organización, utilizando una clara estrategia que consiste en confundir y dividir a los contingentes de la Coordinadora en todos los espacios de lucha donde ésta se mueve, bajo el falso argumento de unidad en la acción, pero que en el trabajo con las bases se dedican a denigrarla y a denostarla para lograr imponer su proyecto político del “Paralelismo”. De esta táctica podemos decir que no es un Comité Paralelo al CEN del SNTE; ya que, su activismo no lo desarrollan en los estados o secciones donde el charrísmo sindical enajenado o coaccionado por su dirigencia corrupta y corporativa, tienen control; si no todo lo contrario, actúan en los contingentes y espacios donde la CNTE tiene trabajo y definiciones políticas precisas; es decir, le disputan a la CNTE los contingentes, por lo que, su accionar como Comité Paralelo lo hacen en contra de la Coordinadora y sus estructuras.

Esta política del CEND, sea intencional o no, favorece al charrismo sindical y genera una confrontación innecesaria entre los miembros del movimiento democrático nacional. La CNTE reconoce la existencia del “movimiento de bases” y su legítima aspiración de constituirse en CEND pero no comparte esta táctica. Esta definición no está sujeta a ningún tipo de negociación. Si el movimiento de bases y su CEND no comparten los métodos de lucha de la CNTE, lo correcto es establecer los mecanismos de relación, en nuestro caso como CNTE, con base en nuestra política de alianzas.

Es claro que la táctica del Movimiento de Bases y su CEND se presenta en todos los escenarios donde la CNTE tiene fuerte presencia política como es el caso más reciente de la Sección 31 Democrática de Tlaxcala, donde han fracturado y confrontado al Comité Ejecutivo Seccional del Movimiento de Bases Magisteriales de Tlaxcala (MBMT), lo mismo ha pasado en los estados de Morelos, Puebla, San Luis Potosí, solo por citar algunos. El comportamiento de agresividad y beligerancia del CEND en contra de la CNTE, no deja lugar a dudas sobre su verdadera intención. Cuando se carece de la razón y del argumento político para dar un debate de calidad e incidir en las bases se cae en la descalificación, el insulto y el agravio a los representantes y a las bases de los contingentes y secciones democráticas, situación que en concreto se dirige hacia la Sección XXII de Oaxaca con la intención de contribuir con el Estado mexicano, al clima de linchamiento y represión en contra de la dirigencia del Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO).

Tampoco se puede negar que los operadores del charrismo sindical y de los gobiernos federal y estales quieren profundizar la confusión y duda entre el magisterio nacional al promover y cobijar un “Sindicato Nacional Independiente”, bajo la tutela de Carlos Jonguitud junior, hijo del ex cacique sindical Carlos Jonguitud Barrios, mismo que impulsó el Congreso Nacional de Bases que dio origen al CEND; evento en el que participaron algunos contingentes democráticos de Trabajadores de la Educación a nivel nacional, quienes al darse cuenta que los líderes y activistas del CEND promovían una línea de ataques y agravios contra la Coordinadora, y que en lugar de aliarse con estos, protegerlos e incluirlos en sus organizaciones, han optado por separarse dignamente de dicho proyecto político y reivindicar su militancia en las filas de la CNTE. El pleno respeto a los principios y táctica de lucha de la CNTE, no solo en el discurso, si no en el accionar y en los debates políticos que se desarrollan en los espacios de discusión, orientación y de dirección, ha obligado a que se hagan las denuncias documentadas de las traiciones, corruptelas y discursos de vituperio del CEND hacia nuestra Coordinadora, lo que en su momento ha generando confusión y división en los contingentes, donde en algunos de ellos, ya han sido expulsados.

No nos dejemos confundir, es necesario dejar claro que la CNTE manifiesta un profundo respeto y reconocimiento a la tradición de lucha y combatividad de las bases democráticas de los Trabajadores de la Educación del Estado de Michoacán, representado por la figura y estructura del Comité Ejecutivo Seccional Democrático de la Sección XVIII que hoy encabeza el Prof. Jorge Cazares.

Estamos seguros y convencidos que el valiente movimiento democrático de los Trabajadores de la Educación michoacano, sabrá definir como lo ha hecho en otros momentos, con la inteligencia y sabiduría que caracteriza a las bases, el rumbo que debe seguir en su accionar político de la mano con la CNTE, sobre todo, en los tiempos actuales en que tanto en lo nacional como en lo local, los maestros, maestras y personal de apoyo y asistencia a la educación de Michoacán y de todo el país, enfrentamos a un enemigo común, el charrísimo sindical, el estado mexicano con sus políticas lesivas que indudablemente atentan contra los derechos laborales, la seguridad social de la clase trabajadora, contra la educación pública, gratuita y laica; y más aún, en contra del mismo pueblo, al que día a día hunden más en la miseria. Así también, estamos claros que sabrán identificar el comportamiento protagónico y oportunista de los que traicionan al movimiento para satisfacer sus necesidades e intereses personales y de grupo, a expensas del trabajo y capacidad de movilización de la CNTE; y así, ubicarlos en el lugar que les corresponde en la historia, “falaces defensores de las causas de los Trabajadores de la Educación”; toda vez que, contrariamente a lo pregonan en sus llamados a la unidad sólo están provocando la dispersión, la fragmentación y el debilitamiento del movimiento democrático nacional, favoreciendo y posibilitando las eternas aspiraciones del estado y el charrismo gordillista de aplastar y destruir a la CNTE, situación que jamás podremos permitir quienes por conciencia revolucionaria militamos en ella.



FRATERNALMENTE:

¡UNIDOS Y ORGANIZADOS VENCEREMOS!
COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN
COMISIÓN POLÍTICA NACIONAL
COMISION DE PRENSA Y PROPAGANDA

Nosotros somos

Mi foto
México D.F, México, Mexico
La CNTE es una organización de masas conformada por los trabajadores de la educación democráticos del país, independientemente de la burguesía y su estado, del charrismo sindical y de cualquier organismo político, es decir, no es propiedad de nadie más que de los propios trabajadores de la educación. Es un frente de clase, porque participan en ella trabajadores de la educación que aceptan el principio universal de lucha de clases, independientemente del color, sexo, credo religioso e ideología política; lo fundamental, es que estén dispuestos a luchar por sus intereses de clase, por la solución de sus demandas económicas, sociales, laborales, profesionales y políticas. No es anti-partido, al contrario, respeta la libre militancia de sus miembros en cualquier organismo político, pero aclarando que es de carácter individual y que respete las decisiones e intereses del propio movimiento. La CNTE aglutina a las masas conscientes y su objetivo es reconquistar al SNTE, para que sirva a los intereses de las bases y no los de la patronal. La CNTE no es otro sindicato, tampoco otro CEN, es una organización de masas, no de membretes, que lucha al interior del SNTE por su democratización.

O por fechas